Geotech S.L.

Castellano | Euskera
Síguenos en:

Hacia una correcta gestión de residuos en Álava. Universidad del País Vasco


Daniel Zuazagoitia, profesor de la Universidad del País Vasco nos explica la problemática.

Daniel Zuazagoitia
Profesor de la Universidad del País Vasco
Título propio Gestión y Tratamiento de Residuos de la UPV

Antes que Gardelegui o Jundiz, mejor compostamos.

Estas últimas semanas venimos asistiendo a un importante rifirrafe entre las Cuadrillas y la Diputación Alavesa. Todos queremos librarnos de nuestros residuos lo más barato posible. ¿Pero cuál es el verdadero coste de verter los residuos sin tratar? ¿Cuánto vale nuestro medio ambiente y salud? Presentamos aquí una alternativa ecológica y generadora de empleo:

Hasta ahora la fracción resto de los residuos urbanos de las Cuadrillas se ha vertido directamente a Gardelegui. De aquí en adelante deberán pasar por la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) Biocompost ubicada en Jundiz. Esta planta recupera parte de los materiales que los ciudadanos no han separado selectivamente en casa; parte, no todos. Además genera “material bioestabilizado” a partir de los residuos orgánicos. Cabe recordar que en la mayoría de las cuadrillas no se separa la fracción orgánica todavía. Este subproducto no es compost y por tanto no se puede usar como tal, por lo que hoy en día acaba en Gardelegui mayoritariamente.

La UE establece que todo residuo debe ser tratado antes de llegar al vertedero. De otra forma estos residuos generan lixiviados y gases de efecto invernadero (metano) con su consiguiente impacto ambiental. La UE también establece una jerarquía de preferencia a la hora de tratar estos residuos: 1- Prevenir 2- Reutilizar 3- Reciclar 4- Valorizar 5- Vertedero. Hoy en día en Álava tratamos el 70% de nuestros residuos de la forma más desaconsejada y contaminante: el vertedero. ¿Por qué en Álava cuesta tan poco el vertido (45.05 euros/Tn)  si es la opción más desfavorable?

El tratamiento obligatorio en la TMB supone un sobrecoste (68,56 euros/Tn). Es normal que las Cuadrillas se quejen. Pero la solución es bien sencilla, y varios municipios y Juntas Administrativas alavesas ya la aplican: el compostaje. Elburgo, Ozaeta o Araia son un ejemplo.

Los bioresiduos suponen casi un 50% de nuestra bolsa de basura. Si los tratamos in situ,  la reducción en la factura será directamente proporcional. Por otro lado la separación en origen de los restos de comida repercute favorablemente sobre las otras fracciones: vidrio, papel y envases. Si estas fracciones mejoran, los ingresos que generan serán más elevados para la Cuadrilla. Además se reduce la frecuencia de los camiones y se genera empleo verde, como la contratación de técnicos en compostaje (Ozaeta). El subproducto que logramos es compost de primera calidad, abono ecológico, aplicable en nuestros huertos y piezas. ¡Mejor imposible! ¡Por no hablar de las tasas de reciclaje, se dispararían!

La alternativa es bien sencilla pues. Solo hay que desarrollar lo que se recoge en el Plan de Gestión de Residuos Urbanos del Territorio Histórico de Álava 2006-2016: Desarrollar el compost domestico de calidad a toda escala dado el carácter agrícola de nuestra provincia. ¿Por qué tenemos políticos especialistas en generar Planes que nunca ejecutan? La materia orgánica es un 60% agua. ¡Estamos pagando gasolina para transportar agua! Seamos inteligentes, preguntemos a nuestros mayores como han hecho siempre, el compostaje es bueno, bonito y barato.